Disparo en los precios antes de fin de año

Disparo en los precios antes de fin de año Muchos lectores se van quejando de las sutiles subas en los precios a solo pasos [more]

La desaparicion del telefono fijo

La desaparicion del telefono fijo La cantidad de llamadas de linea fija y la facturacion de las mismas ha caido [more]

Preparados para Caacupe 2014

Preparados para Caacupe 2014 A solo dias de la mayor concurrencia de gente de todo Paraguay salu lanzo el [more]

Muchas familias viajan a europa

Muchas familias viajan a europaMientras que muchos estn volviendo para ver a sus familias tambien son muchos los conacionales [more]

Viajes gratis a Cancun

Viajes gratis a Cancun Lo que en realidad pasa no es que se regalen los pasajes sino que recurriendo [more]

Ideas de nogocios para gente emprendedora

Ideas de nogocios para gente emprendedoraHemos comentado ya del creciente comercio electronico tanto entre micro empresas como empresas que han [more]

Adolescentes embarazadas

Adolescentes embarazadas   Segun informes en America Latina 1 de 3 madres es adolescente en riesgo. Un gran numero [more]

Big Data: el poder que está transformando los negocios

Con la presencia de un selecto grupo de empresarios, profesionales de negocios y prensa, IBM [more]

Funcionarios participan en Panamá de curso anticorrupción

Una delegación conformada por 14 representantes del Paraguay que incluyen a funcionarios y funcionarias de [more]

Con impuesto a la soja, se recaudará US$ 350 millones más al año

Con impuesto a la soja, se recaudará US$ 350 millones más al año La aplicación de un impuesto del 15% a la exportación de granos, dejará para el fisco [more]

Tendencia alcista del dólar es por percepción negativa del mercado

26 mayo, 2012

Por Luis Alen.

De que el nivel al que había llegado el dólar, en un promedio de G. 4.100 en el último año, resultó ser artificial, lo demuestra la actual tendencia alcista de la divisa, ya que la nueva situación es fruto de la percepción negativa del mercado acerca de la viabilidad de que se siga manteniendo este parámetro de cotización, más aún por las devaluaciones en Argentina y Brasil.

Pero el hecho decisivo que movió a los operadores económicos a no seguir apostando a un nivel irreal de tipo de cambio ya ni siquiera es el dato de la caída en los ingresos de divisas por exportaciones, ante la crisis agrícola y ganadera, sino la referencia real de una política fiscal que arrastra inevitablemente el sesgo de la expansión monetaria y la inflación.

La devaluación del guaraní es una consecuencia lógica de la gran cantidad de dinero circulante a que da lugar una política fiscal irresponsable que empapela el mercado de moneda nacional, haciendo que el circuito cambiario se sienta presionado con el agregado de la escasez de oferta de dólares ante el bajo ingreso de divisas.

A ello se añade el hecho de que el país tiene una deuda externa pequeña en términos relativos, incentivada por el no pago de deudas como la de Petropar por los combustibles que compra de la venezolana PDVSA. Si se honraran estos compromisos en tiempo y forma, hubiera habido más presión aún sobre el mercado cambiario, con el resultado de una devaluación todavía mayor.

Los agentes económicos saben que el Banco Central tiene limitaciones para contener una tendencia sostenida y firme hacia la devaluación, como ocurre ahora. Por eso algunos analistas afirman que el BCP actuó “tarde”, en vez de hablar directamente de imposibilidad de contener la marea devaluacionista.

En efecto, el BCP corre más bien el riesgo de perder sus reservas sin ton ni son, al vender como ha hecho en los últimos días para detener una tendencia definida por el mismo mercado como un hecho inapelable. Es cierto que vendiendo sus dólares el banco emisor oficial recibe guaraníes, con lo cual reduce la circulación monetaria excedente que es inflacionaria, pero al mismo tiempo este recurso resulta peligroso, toda vez que el mercado sigue impasible en su percepción de que la devaluación es imposible de frenar, lo que genera la factibilidad de una pérdida de reservas que sería catastrófica para la economía.

Lo que se demuestra con el proceder del BCP es que la política monetaria debe estar coordinada con la política fiscal, en la medida en que los gastos del Gobierno sean controlados y racionales, y no como ocurre actualmente, un motivo para tendencias inflacionarias, devaluacionistas y de nerviosismo para el mercado.

Por eso no se puede hablar de negligencia del Banco Central al no frenar la disparada del dólar, sino de realismo y de convicción acerca de la imposibilidad de actuar sobre una tendencia del mercado, acentuada por las devaluaciones del real brasileño y del peso argentino.

Más irresponsabilidad de parte del BCP pudo haber existido antes, cuando dejó caer en demasía el dólar frente al guaraní, en una revalorización artificial de la moneda nacional que se fraguó como forma de un pago menor de la deuda externa, lo que dio lugar a la vez a un superávit fiscal ficticio. Los resultados de esta política errónea están a la vista, con el incremento exagerado del gasto estatal y la continuación del no pago de la deuda de Petropar con PDVSA, que ya orilla los 500 millones de dólares.

En aquella ocasión, durante el año pasado, el Banco Central no se animó a aumentar la circulación monetaria más allá de lo ya elevada que estaba, con la compra de los dólares excedentes del mercado, porque no coordinaba con Hacienda la emisión. Demás está decir que ahora estamos pagando las consecuencias de todo este desaguisado económico, con el mercado indicando una tendencia definida hacia la devaluación del guaraní.


Comments are closed.


banner
Llego Nuestro Semanario



enterate