Hacen la autopsia a cuerpos de alemanes asesinados por el EPP

Los médicos forenses Pablo Lemir y Cristhian Ferreira realizan la autopsia de los cuerpos del [more]

SET cerró estación de servicio por no entregar facturas

SET cerró estación de servicio por no entregar facturas La Subsecretaría de Estado de Tributación suspendió temporalmente las actividades comerciales de una estación de [more]

Incautan azúcar, cebolla y locote

Incautan azúcar, cebolla y locote Un total de 1.140 kilos de azúcar, 540 kilos de cebolla, 200 kilos de locote, [more]

Cae contrabando en el Este

Cae contrabando en el Este La Aduana de Ciudad del Este, Puente Internacional de la Amistad, decomisó ayer 870 kilos [more]

El pasaje baja G. 100

El pasaje baja G. 100 El presidente de la República, Horacio Cartes, decretó la reducción del pasaje de 100 guaraníes, [more]

Ejecución de alemanes fue a corta distancia

El ministro del Interior, Francisco De Vargas, señaló que la ejecución de la pareja de [more]

Proyecto IM/IM arma equipo de campaña/Asunción

El Proyecto IM/IM hará esta noche su primera reunión como Equipo de Campaña. El encuentro [more]

De Vargas no renunciará

El ministro del Interior Francisco de Vargas aseguró que no renunciará al cargo, ya que [more]

"Limpieza se inicia sacando a los que no trabajan por la gente"

El saneamiento de la Municipalidad de Asunción se inicia con limpiar la planilla de salarios [more]

Zacarías Irún apoya reelección de Cartes

Zacarías Irún apoya reelección de Cartes Javier Zacarías Irún se mostró a favor de la reelección del presidente Horacio Cartes. Dijo [more]

Chaco y energía: Política industrial que va más allá del actual Gobierno

15 julio, 2012

Por Luis Alen.

Al asumir Federico Franco la presidencia de la República, anunció que su prioridad en el Gobierno es el progreso integral del Chaco y la plena utilización de la energía para la industrialización del país, con el necesario apoyo al desarrollo rural sustentable, lo que implica superar la mera “reforma agraria” sin resultados de los últimos gobiernos. Este programa de acción significa todo un desafío y su concreción sólo se dará lógicamente en el siguiente período gubernamental.

Estos objetivos de gobierno de por sí ya justifican haber desplazado del poder a la anterior administración, habida cuenta del fracaso luguista en articular y gerenciar un auténtico programa de desarrollo nacional. La mención de Franco al Chaco no es ninguna casualidad o sólo una justa reivindicación a la región occidental por tantos años de olvido por parte de los sucesivos gobiernos después de la Guerra con Bolivia, sino la constatación de que sin el desarrollo chaqueño difícilmente el Paraguay pueda salir del actual atolladero de pobreza y subdesarrollo en que se encuentra.

Sumido en el discurso asistencialista, el gobierno de Lugo priorizó la captación clientelar de la población más pobre, pero soslayó la imperiosa necesidad de dotar a la República de las condiciones de desarrollo que impulsaran la reducción acelerada de los enormes bolsones de pobreza existentes alrededor de las ciudades y en el sector rural. Ejemplo de ello fue la aviesa manipulación a los carperos y demás invasores de tierras, en nombre de una supuesta justicia a los campesinos, cuando se vio después que eran abandonados a su suerte y hasta masacrados vilmente. Ejemplos cercanos de ellos son Ñacunday y Curuguaty.

Los luguistas también se abroquelaron detrás del discurso de la soberanía energética, pero sólo exhibieron como gran logro el haber conseguido aumentar el pago por la cesión de la electricidad al Brasil. Sin embargo, la verdadera soberanía es aquella que nos permitirá utilizar libremente dentro del país la capacidad instalada de las hidroeléctricas y exportar el excedente no consumido por las industrias a los países vecinos de Sudamérica a precios competitivos.

En esa perspectiva, los dirigentes de los grandes partidos tradicionales tuvieron el tino y la valentía de acelerar la exclusión del poder de quienes estaban obstruyendo una verdadera solución para el problema de la exagerada pobreza del campo y de las ciudades. Como ya lo dijo el precandidato presidencial colorado Horacio Cartes, no había otro camino que cortar de raíz las trabas para la concreción de las inversiones orientadas a conseguir el desarrollo nacional.

La plena utilización de la energía en el desarrollo del país estaba siendo obstaculizada, paradójicamente, por quienes enarbolaban supuestamente la soberanía energética, haciéndole el juego ala Argentinay al Brasil, que quieren seguir utilizando casi toda la electricidad de Yacyretá e Itaipú, dejándole al Paraguay migajas de resarcimiento y casi nula posibilidad de utilizar la energía en su industrialización, que es la base para el progreso de las capas de la población más desfavorecidas en el reparto del ingreso.

Así, la izquierda luguista se parapetó en una posición contraria a la inversión de la planta de aluminio de Rio Tinto Alcan (RTA), que prevé una radicación de capital superior a los US$ 4.000 millones y que tendrá un gran impacto en el crecimiento y el desarrollo del país. La razón de la negativa de los personeros zurdos es el supuesto gran subsidio que se le daría al precio de la gran cantidad de energía destinada a RTA y a motivos ambientales.

En relación al subsidio, se le puede preguntar a los luguistas qué vale más: financiar a precio subsidiado a las industrias de Argentina y Brasil con la energía barata que le proveemos en las hidroeléctricas, o la industrialización de nuestro país, exigiéndole a cambio de un razonable y no tan alto subsidio a RTA el procesamiento en el país de por lo menos un 60 por ciento del aluminio producido en su fábrica.

En cuanto a los efectos ambientales, también le corresponde al gobierno exigir a RTA la instalación de una planta moderna con los últimos adelantos en mitigación de los perjuicios al medio ambiente que se habían detectado antes en complejos fabriles similares. Esta tecnología con rigurosa atención a los requisitos de controles medioambientales ya existe y debe ser adoptada por la industria de aluminio a ser instalada.

El desarrollo industrial del Paraguay es la única vía posible para superar los elevados niveles de pobreza y marginación de gran parte de la población. La energía excedente que posee el país debe ser utilizada necesariamente en este cometido. Y si se arguye que RTA y otras industrias conexas podrían acarrear en pocos años un déficit energético, sean bienvenidas las inversiones en nuevas usinas hidroeléctricas en los ríos interiores, como la que se proyecta en el río Ypané, o la ampliación de la capacidad de generación de Acaray con la maquinización de la presa Yguazú.

Igualmente se puede prever la búsqueda de petróleo y gas en todo el territorio, especialmente en el Chaco, para complementar con los hidrocarburos la generación adicional necesaria de electricidad, en el caso de un gran desarrollo industrial. Cuanto más se refuerce la capacidad generadora del país, mejor, por cuanto también se va a poder exportar la energía a precio competitivo utilizando el mix de generación hidroléctrica barata y la originada en petróleo o gas, teniendo presente que habrá siempre mercado en los países sudamericanos que tienen déficit de generación, siempre y cuando también se articule una integración energética verdadera con los vecinos, que hasta el momento tampoco se ha conseguido.

Comments are closed.


banner
Llego Nuestro Semanario



enterate