Expulsados los hinchas del Boca Juniors

Como ya saben, en Paraguay le damos una importancia buena al fútbol, pero nunca (no sabemos si por suerte o por desgracia) estaremos al nivel de los argentinos, como siempre me recuerda de amigo mr videos caseros, que viven el fútbol de forma desmesurada y tienen unos hinchas que lo viven todo mucho y de vez en cuando se meten en algún problema.

Y esto, amigos, es lo que ha pasado recientemente en nuestro país.

boca juniors

Eran las 4 de la tarde cuando cientos de hinchas argentinos del Boca Juniors abandonaron Paraguay. Estaban detenidos por haber provocado diferentes altercados y ayer por fin los dejaron libres. Eso sí, fueron acompañados en todo omento por policías paraguayos hacia Puerto Falcón, para que pudieran emprender el retorno hacia su país.

Detenidos por tres semanas

Y es que no fue cosa de broma: los detenidos causaron varios actos vandálicos en el barrio de San Felipe. Son del grupo barrabrava de los Boca Juniors, uno de los más conflictivos como ya os podéis imaginar. Y es que los diferentes grupos barrabrava pueden poner fácilmente en mala posición a cualquier club de fútbol por digno que sea, ya que se encienden y lo destrozan todo a su paso. Se trata de un problema muy común en los clubes deportivos, ya que ni tan solo el fútbol europeo (como la Liga española BBVA o la Champions League) se escapa de ello.

Fueron solamente seis miembros, pero como si hubiesen sido más:

  • El primero es Elvio Javier Luis Sosa, de 45 años y que se apoda “el patrón” por ser, según parece, el líder de las actividades y al que todos seguían.
  • En segundo lugar está Federico Luis Finochietto, de 27 años y el más jovencito del grupo.
  • El tecero era Rafael Di Zeo, de 54 años.
  • La cuarta persona era Sebastián Marcelon Saravia, de 35 años
  • El quinto fue Mauro Leandro Martín de 54 años
  • Y por último, el sexto es Jesús Vedoya, de 58 años.

Los seis estaban en situación de prisión preventiva. Se hacía cargo de ellos el Departamento Judicial de la Policía y estaban, hasta a día de hoy, imputados por perturbar la paz pública. Por fin han podido declarar en la audiencia preliminar, que como resultado les han dicho que tendrían que pagar por los daños que han ocasionado y que además serían expulsados del país.